A menudo cuando hablamos de jardines y zonas verdes, solo viene a nuestra mente espacios hermosos, teñidos de verde y colores como el amarillo, morado, rojo, naranja entre otros, imaginamos esos espacios o los frecuentamos como un lugar agradable, donde podemos compartir e interactuar entre personas y la naturaleza, y es de esto último de lo que les quiero hablar el día de hoy.

Teniendo en cuenta los momentos que vivimos como sociedad, como seres humanos y en medio de las circunstancias que atraviesa el mundo con una pandemia identificada como COVID-19, considero preciso tomarnos un tiempo para reflexionar sobre la forma en que hemos estado interactuando con la naturaleza en las últimas décadas por no decir siglo, las personas cada día se ocupan más de avanzar en la búsqueda de nuevas metas, nuevos sueños y lograr grandes cosas, distraídos por los medios y absorbidos por las redes, se ha perdido todo contacto y conexión real con nuestra hermosa naturaleza, apenas unos pocos aún conservan con indiferencia en sus espacios comunes y sociales una área que por muy extensa no deja de ser limitada para dar cabida en su entorno a algunos pocos elementos naturales.

Uno que otro árbol hace presencia en nuestro entorno cercano, como símbolo de algo, que, pocos de forma consciente reconocen como parte de nuestra vida, en los mejores casos un césped verde, sobre el cual se posan plantas ornamentales, arbustos, cercas vivas o setos se encuentran dentro y alrededor de grandes conjuntos residenciales y edificaciones comerciales, pero… ¿Porqué están allí? ¿Qué tan importante son para nuestro bienestar? ¿Qué papel juegan en nuestra vida? Y ¿Porque deberíamos invertir más en ellos?

 

Soy Luis Armando Rodríguez y te invito a que me acompañes a darle respuesta a estas preguntas que probablemente pocas veces te has hecho.

¿Por qué están allí ?

Las razones van desde el embellecimiento de las urbes hasta la disminución de la contaminación, para nadie es un tema nuevo que cada día el desarrollo por muy lento que parezca gana más espacios dentro del territorio que habitamos, cada día vemos que se levantan nuevos edificios, grandes conjuntos residenciales, imponentes centros comerciales donde alguna vez la naturaleza reino, dejando de lado el equilibrio que nos proporcionan los árboles y plantas en el tratamiento y purificación del aire que respiramos.     

Estas grandes e imponentes edificaciones sin duda alguna tiene un objetivo comercial cuyo principal resultado negativo para nuestro ecosistema es la concentración de gases y emisiones provenientes de los procesos que se desarrollan internamente y el tránsito de vehículos que confluyen en ellos, generando una cadena de deterioro permanente en la calidad del aire que repitamos.

Paradójicamente obtenemos desarrollo en la infraestructura urbana a cambio de la disminución de la calidad del aire que respiramos, ese, sin el cual los seres humanos y otros seres vivos no podemos desarrollarnos, crecer y tener una vida saludable.

Sin embargo sin menospreciar los esfuerzos insuficientes que muchas organizaciones a nivel mundial hacen día a día para que cada vez existan más leyes y decretos que protejan la preservación de los recursos naturales, nunca dejamos de ver con asombro la inescrupulosa aceleración con la que los seres humanos, representados por los grupos políticos, organizaciones y transnacionales de la construcción destruyen nuestro ecosistema para dar paso a nuestra exterminación, a cambio de la siembra de unos pocos árboles que tardan entre 10 y 20 años para cumplir su función si les permiten crecer, y la construcción de jardines y zonas verdes para paliar el daño que ocasionan al deforestar y talar grandes extensiones de vegetación madura, en pleno funcionamiento de purificación del aire.

Dicho en otras palabras mis queridos lectores, nuestros hermosos jardines no están solo para embellecer nuestra ciudad o espacios comunes, sino para participar en librar la gran batalla de purificar el aire que respiramos, aunque esta no es su verdadera razón de existir, es este el rol que les a tocado desempeñar. De aquí la principal importancia que tiene no solo tener jardines en nuestros entornos, sino mantenerlos sanos y frondosos, que puedan desarrollarse y aportar al proceso de purificación del aire.

No se trata solo de tenerlos sino de mantenerlos

Como todo ser vivo, las plantas que habitan en nuestros jardines, merecen cuidado y atención, para su buen desarrollo y crecimiento requieren ser limpiados de hierbas que invaden su hábitat afectando su desarrollo, necesitan de mayor oxigenación lo cual se obtiene principalmente a través de sus raíces, por lo que es indispensable la remoción de su tierra para facilitar el proceso, también requieren de técnicas que faciliten su protección contra insectos y excesos de humedad, la poda de hojas marchitas para aumentar la absorción de nutrientes  y la poda de formación que le permita desarrollarse y crecer de forma controlada para evitar afectaciones a su entorno.

Estos mantenimientos varían de acuerdo al tipo de plantas y especies que habiten en el jardín o zona verde, sin embargo se estima que su periodicidad sea mensual para evitar la reproducción de plagas y enfermedades, evitar la acumulación de malezas, y poder mantenerlos sanos y saludables, esto nos permitirá disfrutar de los grandes beneficios que nos aporta poder contar con áreas de jardines y zonas verdes en buen estado, para que puedan tomar del aire más dióxido de carbono que el que producen y contribuir a la reproducción de oxígeno.

 

Ahora que ya sabes lo importante de mantener tus jardines en buen estado, debe tener en cuenta que no se trata solo de su apariencia, sino de tu salud, ya que sin buenas fuentes de reproducción de oxigeno estaremos más propensos a contraer enfermedades respiratorias y nuestro organismo y el de los más vulnerables estará en mayor riesgo de afectación.

Talvez te guste ayudarme a darle respuesta a las siguientes preguntas, y para que seas parte de este Blog, espero tus comentarios.

¿Qué tan importante son para nuestro bienestar? ¿Qué papel juegan en nuestra vida? y ¿Porque deberíamos invertir más en ellos?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUBIR
Chinese (Simplified)EnglishFrenchGermanJapanesePortugueseSpanish